Menú

La Fonoteca Nacional

La Casa de los Sonidos de México

Abrió sus puertas al público el 10 de diciembre de 2008, para acoger así el patrimonio sonoro de nuestro país.

El 4 de agosto de 2004, la Secretaría de la Función Pública cedió (en calidad de comodato) la Casa Alvarado al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, para ser la sede de la Fonoteca Nacional, con lo que el recinto se consagra a la conservación de la memoria sonora de la nación.

La Fonoteca Nacional es una institución sin precedentes en la historia de México y su creación obedece a la apremiante necesidad de rescatar y salvaguardar la vasta herencia sonora de nuestro país. La reflexión en torno a las situaciones adversas que han enfrentado los acervos sonoros en México conllevó a edificar esta institución integral para recopilar, conservar, preservar y difundir el patrimonio sonoro nacional Tras una labor de restauración y nueva obra civil a cargo de la Dirección General de Sitios y Monumentos del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Casa Alvarado y el nuevo Edificio de Preservación quedaron listos en enero de 2008. Equipada con tecnología de punta, la Fonoteca Nacional abrió sus puertas, el 10 de diciembre de 2008, para acoger uno de los patrimonios más frágiles y desatendidos a lo largo del siglo XX. Con la apertura de la Fonoteca Nacional, la Secretaría de Educación Pública y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, emprendieron acciones contundentes para rescatar la memoria sonora del país e impulsar así,una cultura del reconocimiento del valor de estos acervos.

Su Colección.

La Fonoteca Nacional cuenta con un acervo inicial de más de 246 mil documentos sonoros, provenientes de instituciones públicas, radiodifusoras y coleccionistas particulares. Para su consulta, el acervo está clasificado de la siguiente manera: Radio El fondo sonoro de Radio está integrado por diversas series, entre ellas radionovelas, programas de interés general, algunos con fines educativos o de promoción cultural y transmisiones que hicieron historia. Música Este fondo sonoro contiene en particular música mexicana de todas las épocas y regiones del país. Interpretaciones que son parte del cancionero y de la tradición popular, así como música de concierto. Se incluyen grabaciones de música editada y no editada. Voz Este fondo sonoro incluye testimonios grabados de mujeres y hombres que han sido fundamentales en la historia de México y del mundo. Personajes del arte, la cultura, los deportes y la política, entre otros. Paisaje sonoro En este fondo se encuentran grabaciones relacionadas con el entorno sonoro de una determinada región, ciudad, pueblo o lugar de México, a partir de los cuales se ha formado una pieza que reconstruye la geografía sonora del sitio. El usuario podrá encontrar sonidos de la naturaleza, de los oficios y actividades que se dan en las ciudades y en las comunidades rurales, sonidos que hoy reconocemos y algunos más en extinción. Arte sonoro Conforman este fondo sonoro grabaciones de radioarte, poesía sonora, postales sonoras, instalaciones y esculturas sonoras, así como performance y festivales de arte sonoro. Libros y publicaciones periódicas Este fondo está integrado por bibliografía y hemerografía relacionada con el campo del sonido desde perspectivas y disciplinas diferentes como la música, la historia, la ciencia, el arte, la tecnología del sonido y la acústica, entre otros. Este fondo incluye además una colección de audiolibros sobre la literatura universal.

La leyenda de la Casa Alvarado.

Tito Rivas como le gusta que le digan a nuestro amigo, el Subdirector de Difusión de la Fonoteca, inició la conversación con este servidor glosando un pensamiento de nuestro Premio Nobel de Literatura, el poeta Octavio Paz: “Espacios de silencio para la contemplación…”. De esa forma precisó Tito lo que significa el hogar de los sonidos de México.

La Casa Alvarado -como es comúnmente conocida- data del siglo XVIII, su arquitectura es de influencia andaluza y morisca. Mucho tiempo sirvió como finca o solar de los españoles -en la época virreinal- lo que detonó la leyenda de que en esta edificación vivió Pedro de Alvarado, compañero del conquistador Hernán Cortés. Una de sus propietarias, la arqueóloga estadounidense Zelia Nuttall, desmitificó esta creencia al realizar excavaciones y analizar que el período de construcción de este histórico inmueble, se realizó casi dos siglos después de la llegada de los peninsulares a territorio azteca, aunque fue ésta quien -antes de conocer los datos que desmentirían la leyenda sobre el afamado conquistador español- mandó poner un letrero de “Casa Alvarado” a la entrada de la edificación.

Cabe mencionar que la arqueóloga Nuttall vivió en la casa a inicios del siglo XX, cuando la época de oro o los famosos años veinte seducían al mundo artístico en todas sus manifestaciones.  Se rumora que la investigadora del códice mixteco-zapoteco Nuttall -nombrado así en honor a sus estudios sobre éste- realizaba sus tertulias en compañía de grandes intelectuales como el poeta, ensayista, dramaturgo e historiador mexicano Salvador Novo, vecino de la antropóloga y a quien describiría como “una mujer codiciosa” en su libro Breve historia de Coyoacán (1962). Zelia fue hija del irlandés Robert Kennedy Nuttall y la mexicana Magdalena Parrott, a quien le debe su afición por piezas precolombinas, de  las cuales, algunas se encuentran todavía en esta actual morada de las asonancias.

El 27 de abril de 1932, la Casa Alvarado fue declarada por la Dirección de Monumentos Coloniales, Recinto Histórico, y casi un año después, fallece la antropóloga  Zelia Nuttall. Posteriormente, algunas familias habitaron este inmueble unos cuantos años, hasta que el gobierno, en 1985, la captó para convertirla en: biblioteca de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, librería de la Secretaría de Educación Pública, sede de la Enciclopedia de México, Dirección de Estadística, Fundación Octavio Paz. Durante el período de diciembre de 1997 a abril de 1998 fue residencia del Premio Nobel de Literatura, quien pasó sus últimos días en este sitio y quien sólo ocupó la planta baja de la casona, ya que su delicado estado  de salud no le permitía, incluso, subir al primer piso.

Horarios

De lunes a sábado, 09:00 – 19:00 hrs.

Entrada libre

Dirección

Francisco Sosa 383 , esquina con Salvador Novo, Col. Barrio Santa Catarina, Coyoacán, C.P. 4010, México, Distrito Federal

Sitio Web

www.fonotecanacional.gob.mx

Sobre el autor